Se Pierde Su Graduación Por Retraso En El Metro, Pero Los Pasajeros Cambiaron Todo

Imagínate, estás a un paso de convertirte en profesional y el destino se encarga de que no llegues a tiempo para ese momento tan especial. Tantos años de esfuerzo para que no puedas celebrar el último día de universidad con quienes te acompañaron esos largos años tiene que ser, a lo menos, frustrante.

Eso fue lo que sucedió cuando, según testigos, un pasajero habría activado el freno de emergencia en un tren de Nueva York, lo que los obligó hacer una parada prolongada en Queens.

A raíz de esto, los pasajeros vieron a Jericho Marco Alcantara, un chico que asistía al Hunter College, triste y preocupado por no haber podido llegar a su gran momento de graduación; sin embargo en vez de poner mala cara porque todos iban atrasados, decidieron hacer algo por quien más lo merecía.

A pesar de que el joven había salido a las 08:20 hrs. de la mañana para asegurarse de llegar al evento, nada pudo salvarlo de lo que el destino le tenía preparado.

Es así como en el mismo tren, realizaron una particular «ceremonia» en la que uno de los pasajeros se hizo pasar por maestro y se encargó de hacer lo que suelen hacer en estos eventos, como cambiar de la lado la cuerda de su birrete y felicitarlo, al igual que como lo hicieron aquellos que fueron testigos de este gran paso para el chico.

Finalmente, todos aplaudieron y el recién graduado de la Escuela de Enfermería Hunter-Bellevue fue el centro de la atención, una graduación hecha sólo para él. ¡Increíble!

Pudimos haber llegado al inicio de la ceremonia a las 9:15 de la mañana, pero el tren se quedó estancado casi tres horas”, dijo Alcantara a New York Magazine.

El diploma fue virtual y dibujado en un teléfono, mientras que en el tren sonaba una música acorde a la ocasión.

El vídeo publicado por un pasajero testigo de la ceremonia lleva más de 1.700.000 millones de visitas y cerca de 17.000 reacciones.

Claro que es bastante triste perderte una ceremonia como tal, pero siempre hay una buena solución para todo y en este caso, la empatía del resto de los pasajeros hizo que este particular resultado fuera mejor de lo esperado.

En vez de andar estresados por las calles o ser tan indiferente con todo el mundo, gestos como estos son los que nos recuerdan que convivimos en sociedad, y que la empatía y la solidaridad deben ser parte del ser humano.

 

¿Qué habrías hecho tú en lugar de los pasajeros de ese tren? Comparte esta noticia con tus amigos.