Niñera De 22 Años Cuida De Un Bebé. Luego Los Médicos Dicen Que No Vivirá Más De 2 Años

Kiersten Miles, es una niñera estadounidense que le salvó la vida a un bebé. Con solo 22 años se ha convertido en una héroe después de conocer a Talia. Esta historia comienza con Farra y George Rosko, padres de una bebé de dos meses cuando la llevan a su control médico de los dos meses. Ese día quedará en sus memorias para siempre, pues ahí comenzó la pesadilla: su hija padecía una extraña enfermedad al hígado y necesitaba un donante; de lo contrario no viviría más de dos años.

1

 

Desde entonces la vida familiar fue una eterna incertidumbre; buscar un órgano compatible con la niña era una tortura; luego de concentrar todo su tiempo y energía en su hija ya de 7 meses, decidieron contratar a una niñera, y Kiersten Miles de 22 años llegó a sus vidas.

“Tenía 9 meses cuando empecé a cuidarla. Ella estaba tan indefensa. No podía decirle a nadie lo que le pasa. No era capaz de hablar y pedir ayuda”.

La joven se encariñó tanto con Talia, que 3 semanas después de comenzar a trabar en casa de los Rosko, decidió probar suerte, y realizarse el examen de compatibilidad con la niña, deseaba donar parte de su hígado.

2

 

“Es un pequeño sacrificio si lo comparas con salvar una vida. Algunos de sus médicos dijeron que posiblemente no hubiese sobrevivido más de 2 años”.

-Kiersten Miles

Talia y la niñera se encuentran en perfectas condiciones en el hospital. la familia estará eternamente agradecida con el gesto de la niñera, pero también quieren crear conciencia sobre la importancia de la donación de órganos en el mundo.

¿Ella habrá sido un ángel que llegó a casa a salvarla?