Escucharon El Llanto De Una Bebé En Un Contenedor De Basura, Pero Decidieron Dejarla Allí

A veces en la vida de una persona pasan cosas impensadas y creo que por ello es que creemos en el destino. Y es que es asombroso como una persona puede estar en el momento y lugar correcto para ayudar a alguien que lo necesita y que de no ser socorrido podría morir. Esos momentos son los que marcan nuestra vida y los que nos hacen pensar que cada una tiene un propósito en el mundo.

Eneko Moro y Williams Sciacca habían terminado de trabajar en una cervecería en San Sebastian España pero por alguna razón se quedaron más tiempo en el lugar.

Al ir camino a casa escucharon un extraño ruido cerca de un contenedor de basura de lo que parecía ser el llanto de algún animal. Fue a eso de las 3:00 de la mañana que comenzaron a remover entre los desechos para encontrar lo que allí había. Su sorpresa fue que no era un animal, sino que lo que había era un bebé en un contenedor de basura que incluso aún tenia el cordón umbilical.

La temperatura era tan baja que decidieron dejar el bebé dentro del contenedor mientras pedían ayuda para sacarlo. Su decisión más tarde supieron que fue la correcta pues exponer al bebé al frío podría haber sido fatal.

Finalmente supieron que la bebé era una niña a la que llamaron Ane, lo que para Eneko de 27 años, encontrarla fue algo del destino pues él fue abandonado a los 8 meses de edad junto a sus cuatro hermanos.

Sin embargo tras ser quienes salvaron la vida de la niña, la institución donde fue trasladada no dejó que la visitaran, lo que les molestó pues ellos querían asegurarse de que estuviera bien.

Comparte la historia de un bebé en un contenedor de basura.