“Abuela De La Ventana” Saludaba Cada Día A Los Chicos Del Autobús, Hasta Que Un Día…

Los ancianos ya han criado hijos, consentido nietos, trabajado incontables años y muchas cosas más por lo que necesitan de su tiempo de descanso, de compartir con sus pares y de viajar o simplemente hacer cosas que les gusten, pero muchos luego de dejar de trabajar necesitan ciertos incentivos para no sumirse en la depresión y no dejar que sus enfermedades causen estragos en sus rutinas y sobre todo en su felicidad.

Esta es la historia de la llamada “Abuela de la ventana”, Louise Adams, una mujer de 93 años con una familia numerosa de la que no es capaz de recordar sus nombres, pero si recordaba que cada día debía saludar a los niños que en el autobús escolar pasaban frente a su casa, hasta que un día no lo hizo y luego varios más días consecutivos no estuvo en la ventana, la razón fue una enfermedad, pero lo que la conductora y los niños del autobús hicieron por ella hará que te emociones.

Esta historia tocará el corazón de todos, compártela.